viernes, 11 de enero de 2008

Clara Peeters

 Vanitas, pintura de Clara Peeters, ca. 1610. 
La mujer representada es probablemente ella misma.

Una pintora flamenca que incursionó en el género del bodegón tempranamente, así como Fede Galizia, fue Clara Peeters, artista de cuya vida no se conoce casi nada. En un registro de bautismos de Amberes del año 1594 figura su nombre y, si de hecho se tratara de la misma, significaría que ya pintaba de manera profesional a la edad de doce o trece años, lo que parece poco probable. Sus trabajos fechados comienzan en 1607 y posiblemente pintó muy poco después de realizar su última obra, fechada en 1621, “La Virgen y el Niño dentro de una corona de flores”. Algunas fuentes mencionan una pintura perdida del año 1657, pero muchos de los datos en los que se fundamenta la cronología de su obra, en los libros de N. Vroom y P. Decoteau entre otros, parten de fuentes erróneas o inseguras que han sido corregidas por Fred G Meijer. Abraham Bredius presume que la artista trabajó en Ámsterdam en 1612 y en La Haya en 1617, pero al parecer la Clara Pieters que encontró en los archivos no era pintora sino prostituta. Otro archivo menciona a una Clara Peeters que contrajo matrimonio en Amberes el 31 de mayo de 1639, que pudo ser también otra persona. No se conoce con certeza la fecha de su muerte. Clara Peeters no representó ningún objeto que sugiera una fecha posterior a 1921; es erróneo el dato de J. G. van Gelder en el que asocia las monedas de una de sus pinturas con una fecha posterior a 1920, siendo en realidad posteriores a 1909.

No existen registros con el nombre de Clara Peeters ni en los gremios de pintores de Flandes ni de Holanda. El gremio de Amberes ya había comenzado a incluir mujeres desde 1602, por lo que bien podría haber sido registrada, y de hecho dos de sus paneles contienen marcas de Amberes.

Las únicas evidencias son, entonces, sus admirables obras firmadas y fechadas entre el año 1907 y 1921; la calidad, el tamaño de algunas y la producción que se conserva llevan a considerar muy difícil que no se tratara de una pintora profesional, encontrándose a la par de sus contemporáneos Jacob van Hulsdonck y Osias Beert como tempranos colaboradores con el desarrollo del bodegón. La destreza que muestran sus primeras obras hace suponer que fue entrenada por algún pintor, pero no hay fuentes que avalen esta teoría. Algunos suponen que fue adiestrada por Osias Beert, tal vez por la mayor cercanía que tiene su pintura con la de este artista.

En sus obras, desde los primeros bodegones de pequeño formato realizados en 1607 y 1608, su composición fue volviéndose más compleja y el punto de vista fue descendiendo. Hacia 1611 su estilo maduró completamente. Fue el año en que pintó el grupo que se encuentra en el Museo del Prado (“Bodegón con Peces”, “Bodegón con tarta” y “Bodegón con pasas”) en el que se aprecia una gran maestría en la imitación de texturas, el dominio de las formas, el manejo del espacio y la iluminación. Algunos sectores están todavía trabajados de manera pictórica. Sus obras de 1612 presentan un punto de vista aún más bajo, sus composiciones tienen menos objetos y la pintura muestra un acabado más fino. En su obra de 1621 (“La Virgen y el Niño rodeados de una corona de flores”) hay una regreso a la manera pictórica.

En la mayoría de sus trabajos, Clara Peeters dispone los objetos sobre una mesa: ramos de flores exóticas, lujosas piezas de platería, variedad de alimentos como nueces, quesos, panes, aves, mariscos, peces, todo sobre un fondo oscuro. En algunos de sus objetos de metal se ve reflejado su autorretrato en miniatura, lo que puede ser tomado como una firma adicional.

En el National Museum of Women in the Arts de Washington se encuentra su obra "Bodegón con pescado y gato". Clara Peeters tiene una especial importancia en este museo, ya que sus fundadores, Wilhelmina Cole y Wallace F. Holladay, coleccionistas de arte, sintieron el impulso de fomentar la conservación y difusión de obras de artistas mujeres cuando quedaron impresionados por una obra de Clara Peeters ubicada en una galería de Viena y unos días más tarde por otra ubicada en el Museo del Prado. Cuando la señora Holladay intentó averiguar más datos de esta artista en el libro que habitualmente consultaba (H. W. Janson’s History of Art), halló que no mencionaba ni a esta ni a ninguna otra mujer artista, quedando tan sorprendida por la omisión que en adelante se empeñó en coleccionar y redescubrir el arte de las mujeres. El cuadro “Naturaleza Muerta con Pescado y Gato” fue adquirido por la pareja y donado al National Museum of Women in the Art. La base de datos de este museo también se llama Clara, en honor a esta pintora.

Bodegón con quesos, almendras y pretzels

Bodegón con quesos, alcachofa, y cerezas
 
 Mesa con naranja, aceitunas y pastel

 Bodegón con pastel (c. 1611) Museo del Prado, Madrid

Bodegón con pasas (1611) Museo del Prado, Madrid

Bodegón con quesos, almendras y pretzels (c. 1612-15)

 Naturaleza muerta con flores y copas doradas
Bibliografía sobre Clara Peeters:
Fred G Meijer, The Ashmolean Museum, Oxford, Catalogue of the Collection of Paintings: The Collection of Dutch and Flemish Still-life Paintings Bequeathed by Daisy Linda Ward, Zwolle/Oxford 2003
Pamela Hibbs-Decoteau, Clara Peeters 1594-c.1640, Lingen 1992