viernes, 23 de noviembre de 2007

Levina Teerlinc (1510 a 1520-1576)

En el siglo XVI encontramos una pintora miniaturista de quien existe bastante documentación, sin embargo no han sobrevivido miniaturas firmadas por ella, sólo algunas obras de cuya autoría no se tiene completa certeza.


Se trata de Levina Teerlinc (cuyo apellido también figura como Teerline en algunas fuentes encontradas), nacida en Bruges, ciudad
autodenominada la “Venecia del Norte”, también llamada Brugge o Brujas, caplital de Flandes. No se sabe con seguridad la fecha de su nacimiento, pero se calcula que fue entre 1510 y 1520. Provenía de una familia de artistas, su padre y su abuelo fueron miniaturistas y su hermana era marchante de arte. Su progenitor fue un reconocido artista flamenco de nombre Simon Bening (también se encuentra como Benninc o Benninck), quien dio a Levina los primeros conocimientos de esta minuciosa especialidad.

Durante el siglo XVI gran número de pintores miniaturistas fueron solicitados por la corte inglesa para brindar sus servicios, que sólo personajes muy importantes podían afrontar económicamente. Gracias al trabajo de estos artistas se tiene una importante documentación sobre el vestuario y la apariencia general de las personas acaudaladas de la época.

En este grupo de miniaturistas se encontraba Levina, quien ya se había casado con George Teerlinc de Blankenberge cuando acudió a la invitación del rey Enrique VIII en 1545 para trabajar en la corte luego de la muerte de Hans Holbein el Joven, contratado como pintor de la realeza. Levina desempeñó esta labor hasta la muerte del monarca y continuó durante los tres reinados siguientes, el de Eduardo VI, el de María I y el de Isabel I, lo que da claros indicios de la gran apreciación que tenía su trabajo. Por los registros de la corte se sabe que Levina presentaba cada Día de Año Nuevo un retrato de la reina Isabel I (una de las hijas de Enrique VIII y Ana Bolena). Todas estas pinturas realizadas fueron miniaturas, al principio tenían forma cuadrada, pero en 1569 pintó un retrato de un hombre desconocido en un formato ovalado. Además, existe un detalle en los trabajos de Levina que no se veía en las obras de otros artistas, y es que ella escribía palabras alrededor del borde de sus miniaturas. El miniaturista Nicholas Hilliard, más conocido que Levina, también comenzó a pintar miniaturas de forma ovalada, lo que posteriormente se volvió muy frecuente. Además de retratos individuales, algunas miniaturas de Levina muestran grupos de personas, lo que en esos tiempos también era bastante raro.

El trabajo de Levina era muy bien pagado. Algunas fuentes indican que Enrique VIII le pagaba 40 libras por año, en otras dice que eran 60 libras, una gran cantidad para aquella época. Esta asignación era mayor a la que recibía Hans Holbein, a quien se reconoce como un pionero de las miniaturas, así como por su labor en formatos grandes. El ingreso anual de Levina superaba al de Hans Holbein y Nicholas Hilliard juntos, clara muestra de que su arte fue muy valorado.

Levina murió en Londres, el 23 de junio de 1576. En el año 1983 se realizó una exposición en el Victoria and Albert Museum, donde por primera vez se agruparon las miniaturas que podrían ser atribuidas a Levina Teerlinc. En el grupo se presentaron cinco miniaturas y dos manuscritos ilustrados.

Retrato de la princesa Isabel de Inglaterra alrededor de los trece años,
1546, atribuido a Levina Teerlinc.

Retrato de Isabel I como una joven mujer.
Se cree que esta miniatura fue pintada por Levina Teerline en 1550

Fuentes:

http://www.spartacus.schoolnet.co.uk/TUSteerline.htm
Local Legends,The stories behind some of the East End's famous people and events
Levina Teerlinc, por Luisa Betancourt, (2007)
Levina Teerlinc, Wikipedia